Inicio Mama y Familia Volando al Museo

Volando al Museo

464
0
COMPARTIR

Motivar a los niños para ir al museo es una tarea que se puede hacer en conjunto entre padres y profesores. Los beneficios son muchos y es tan
divertido como ir a un día de campo con ellos. #museoniños

Por Lesley Campos

Algunos piensan que las máquinas del tiempo no existen, pero en un sentido especial llevan mucho tiempo entre nosotros. Esas máquinas del tiempo se llaman: Museos.

Los museos son máquinas del tiempo, nos conectan con nuestro pasado y nos ayudan a entender lo que somos.
Es importante llevar a los niños al museo, puesto que si no se hace pierden una valiosa oportunidad de relacionar los contenidos vistos en la escuela, con reliquias y objetos venidos directamente de las fuentes históricas.

Cuesta muy poco lograr que un niño quede fascinado al acercarse a las vitrinas donde se exponen los objetos patrimoniales; basta con una motivación inicial por parte del profesor. Luego, si se utilizan las actividades pedagógicas dispuestas por el museo, el proceso de aprendizaje puede llegar más allá, generando ideas, capacidad crítica, valores y actitudes. Cuando la visita al museo se da en un context escolar, las oportunidades de aprendizaje son todavía mayores, dado que involucran una preparación y una actitud especial.

Varios académicos opinan que al finalizar una visita, lo deseable es que los nños se sigan preguntando sobre su entorno, sobre elementos materiales o inmateriales que le rodean y que no pasen por alto la manera en que se generan los bienes culturales, artísticos y naturales. Estos objetos, hechos y saberes vistos en los museos no forman parte de nuestra cotidianeidad, pero nos sirven para entenderla, disfrutarla y preservarla. Existe un gran debate sobre la edad a la que los niños pueden asistir a un museo, ya que el silencio es esencial en el lugar. Sin embargo, algunos estiman que a partir de los 5 años es buena edad para llevarlos, ya que les despertará la curiosidad y cambiará sus vidas.

¿Qué tipo de museo?
■ Existen museos especialmente diseñados para niños en donde aprenden de ciencia e historia, pero también se pueden acercar a los de arte.

Aprenden, se divierten…
■ Con actividades con las que pueden interactuar, los niños aprenden jugando, una forma de que los pensamientos queden fijos en su mente.

Actividades de verano en el museo
■ Los museos ofrecen actividades artísticas, cursos, visitas guiadas y talleres, entre otros, que mantienen las vocaciones artísticas y científicas.

Ventajas
Algunos ejes que se potencian al visitar los museos pueden ser:

■ Los museos ofrecen un espacio para admirarse, para reconocerse, para ver futuras profesiones, para crear inquietudes, sean estas artísticas, científicas, políticas etc.
■ Cada museo, desde su especificidad, puede ayudar en alguna materia de la sala de clases, sea por ejemplo la teoría del color, la composición, la Colonia o el ecosistema.
■ Este busca generar en el (la) joven o niño (a) un potencial en sus búsquedas de saberes y fomenter un gusto o afición por relacionarse con espacios culturales.
■ Ayuda a reforzar contenidos y aprendizajes obtenidos en la escuela y familia.
■ Un estudio reveló que los niños desarrollan pensamiento crítico si visitan museos, son más atentos, observadores, tolerantes, describen con mayor detalle y vuelven por su cuenta