Inicio Actualidad UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Directivos de SER, representantes del Consejo de la ciudad y patrocinadores inauguraron un centro de soldadura destinado a capacitar a los exconvictos.

COMPARTIR
Directivos de SER

Houston.- Cuatrocientos exconvictos se beneficiarán con un plan de entrenamiento que les permitirá recibir educación y la posibilidad de integrarse al campo laboral como ciudadanos productivos en carreras de alto crecimiento y demanda.

Así lo manifestó Nori Ángel, directora del Servicio de Empleo y Redesarrollo (SER), la organización sin fines de lucro que lidera el programa y que acaba de recibir un subsidio por 1.2 millones de dólares del Departamento del Trabajo de Estados Unidos.

“Tenemos cursos de soldadura, también pueden ir al Houston Comunity College y tomar los cursos en los que estén interesados, tenemos servicio de consejería para ayudarlos a escoger una carrera, para que saquen su diploma de GED si lo necesitan y al final de su preparación poder conectarlos con nuestros empleadores”, indicó Ángel.

El programa

Angel señaló también que el curso, que iniciará el primero de octubre, tiene una duración de 12 a 15 semanas, pero el programa estará vigente por 2 años.

Las personas beneficiadas con la iniciativa cometieron delitos no violentos ni relacionados con ofensas sexuales, según lo explicó Ángel.

“Son personas que han cumplido crímenes recientes, o también que están apunto de culminar su condena” indicó.

Parte del programa se lleva a cabo dentro de los penales entre 3 a 6 meses antes de que el preso sea liberado.

“Este programa tiene futuro, por lo que pienso que continuaremos, esta es ya la quinta generación que atenderá la capacitación, que ha sido de gran éxito”, resaltó Ángel.

Testimonio

Britany Montez de 21 años de edad es una de las beneficiadas con el programa.

“Yo era una joven de 17 años cuando cometí mi primer delito, y cuando cumplí mi castigo había perdido tiempo preciado en mi educación escolar y no sabía qué hacer con mi vida”, relató Montez.

El programa fue para ella una segunda oportunidad que le permitió cumplir sus sueños y recibir capacitación para desempeñarse como secretaria.