Inicio Actualidad SEGÚN EL PRESIDENTE, UNA ORDEN EJECUTIVA AFECTARÍA LA REFORMA

SEGÚN EL PRESIDENTE, UNA ORDEN EJECUTIVA AFECTARÍA LA REFORMA

Se acaba el tiempo para que la reforma migratoria vea luz bajo el mandato del presidente Obama.

COMPARTIR
Obama

El presidente Barack Obama le dijo a los líderes religiosos que no usará su poder ejecutivo para frenar las deportaciones por considerar que eso “dañaría” los esfuerzos para aprobar una reforma migratoria.

Y a estas alturas de su administración nos preguntamos ¿aún cree que se logrará esta reforma en el Congreso?

El mandatario insiste en que espera ver una nueva ley de inmigración en 3 o 4 meses, pero eso nos suena más a cuento chino o salida fácil que a realidad.

¿De verdad cree el presidente que convence con ese argumento tan gastado?¿3 o 4 meses para lograr lo que no se ha hecho en 6 años?

Para empezar, en ese tiempo estaremos entrando ya al mes de agosto, justo cuando los congresistas estarán yéndose a su receso de verano y seguramente con la mente puesta ya en las elecciones de noviembre.

Ya lo hemos dicho otras veces, en año electoral es difícil que se toque un tema tan espinoso y los pronósticos hasta ahora parecen cumplirse, porque por más presión pública que haya el asunto no se discute.

Además hay otro factor a considerar y del que poco se habla y es que la reforma migratoria aprobada en el Senado en junio del año pasado tiene vigencia hasta este 2014. Si se vuelve a ir este año sin nada en las manos, habrá que empezar de nuevo con las negociaciones en ambas cámaras y vaya usted a saber cómo quede conformada la próxima legislatura.

Por ahora para concretar una reforma migratoria hay que entrarle duro a esa labor titánica en la Cámara Baja de mayoría republicana. Algo que se contempla difícil, por eso activistas y familias afectadas por las deportaciones le piden a Obama que emita una orden ejecutiva mientras se espera con más calma a que algo suceda.

Por eso tantas marchas, huelgas de hambre, manifestaciones frente a la Casa Blanca solicitándole a Barack Obama que escuche el clamor de la comunidad inmigrante.

Es que la administración actual ha sentado un precedente en cuanto al número de deportaciones, que ya rebasan los 2 millones de personas, aunque el gobierno se defiende diciendo que ha habido efectividad en los procesos.

Pero Obama aun confía en que puede haber un acuerdo entre congresistas, pues nada puede reemplazar la certeza de una reforma legislativa y de solución permanente.

En ese concepto tiene razón, pero mientras eso sucede el momento de actuar es ahora y si no se hace hoy ¿cuándo?

editorial@semananews.com