Inicio Mama y Familia REPORTAJE: SEGURO MÉDICO ¿PARA TODOS?

REPORTAJE: SEGURO MÉDICO ¿PARA TODOS?

Ya entraron en vigor algunas de las previsiones de la nueva Ley de Cuidado de Salud Asequible que obligará a la gran mayoría a obtener un seguro médico para antes de enero de 2014. Entender el proceso puede ser complicado y a pesar de las opiniones a favor y en contra, se trata de una revolución en el sistema sanitario de EE.UU.

COMPARTIR
SEGURO MÉDICO

Houston.- La Ley de Cuidado de Salud Asequible (Affordable Health Act) se instituyó, principalmente, para los más de 50 millones de personas que actualmente no tienen cobertura médica de ninguna clase, específicamente para los que no cuentan con suficientes recursos económicos para pagar las primas.

Aunque el seguro individual será obligatorio, con algunas excepciones, los que no lo obtengan pagarán una multa que empezará desde 95 dólares. La cobertura podrá ser a través de una aseguradora privada o por medio del sistema de salud del estado, llámese Medicaid.

La nueva ley también beneficia a aquellos pacientes cuya cobertura ha sido rechazada por condiciones de salud preexistentes. Desde ahora, y gracias a esta ley, las aseguradoras de salud no podrán negarles el servicio a esas personas. A partir del 1 de agosto de este año ya se aplica el reglamento que prohíbe a las aseguradoras cobrar más por cuidados preventivos, es decir, que los que mantienen un seguro privado pueden gozar de esos tratamientos sin costo adicional(sin gasto compartido o copago).

También está en funcionamiento la parte que prevé que los jóvenes adultos podrán estar incluidos en las pólizas de sus padres hasta los 26 años de edad, entre otras provisiones más.

Screen_Shot

El problema

Se estima que en EE.UU. unos 40 millones de personas (y tres millones en Texas) podrían beneficiarse de esta nueva ley (ver gráfica), sin embargo hay un grupo significativo que no participará y por lo tanto no será incluido en el sistema: las personas cuyo estatus migrato rio es irregular. Eso constituye, para David López, presidente del Distrito Hospitalario del Condado de Harris – el más grande de Texas -, el gran “elefante blanco” de la nueva ley de reforma sanitaria.

“Cuando se enferman (los indocumentados) no importa su estado legal en el país. No es un tema migratorio, es un tema de salud. Y lo más sorprendente es que esa población inmigrante es más joven y más saludable que el resto de los que viven en el condado”, remarcó López en entrevista con SemanaNews.

Según afirma, los indocumentados vienen a este país a trabajar, no a enfermarse, y el 80% de los pacientes son mujeres en estado de gestación y menores de edad.

De los cuatro millones de personas que viven en las inmediaciones del Condado de Harris, aproximadamente el 30% no cuenta con un seguro de salud y el 14% es indocumentado, según López.

Cobertura_médica

La ampliación

“En algunas partes de la ley no estoy de acuerdo. En otras sí”, asegura. En lo que concuerda es en la ampliación del Medicaid, que le dará la oportunidad a un mayor número de personas a obtener cobertura de salud.

También en que los proveedores médicos se interesarán más en mantener a sus clientes saludables porque “costará menos que una persona pase a consulta regular” a que termine enferma en la sala de urgencias.

“Pero aunque haya extensión de Medicaid, existirá medio millón de personas en el Condado de Harris que no lograrán una especie de cobertura y seguirán pagando los servicios médicos ya sea de su bolsillo o a través de terceros como instituciones de caridad”, advirtió López.

La ampliación de cobertura del Medicaid a la que se refiere tiene que ver con los fondos que el gobierno federal desembolsa a los estados participantes. Esa porción de la ley fue la única que no logró la venia de la Corte Suprema.

¿Qué significa? Que si el gobierno de un estado no quiere participar entonces no será penalizado.

inmigrantes indocumentados

La nueva ley de reforma sanitaria ha dejado de lado a los inmigrantes indocumentados, sin embargo inyectará fondos importantes a clínicas comunitarias.

Texas, en contra

Por ejemplo, el gobernador de Texas Rick Perry ha sido uno de los primeros en descalificar la ampliación del Medicaid propuesto bajo la Ley de Cuidado de Salud Asequible.

“No podemos permitir que el gobierno federal imponga y nos diga qué hacer y qué no. Simplemente agrandará el sistema quebrantado que ya es financieramente insostenible”, sostuvo Perry en San Antonio (Texas) durante un foro sobre el tema frente a un nutrido grupo de empresarios hispanos.

En ese evento, el Congresista Francisco “Quico” Canseco también describió a la nueva ley como una intromisión del gobierno que “no solucionará el fallido sistema de salud” de este país.

“Según entiendo, Texas tiene la opción de aceptar los fondos para la expansión del Medicaid o rechazarlos y ha hecho lo segundo porque sólo ayudará con subsidios por dos años. ¿Y después qué?”, cuestionó Canseco.

Sin embargo, ni Canseco ni Perry manifiestan cuál sería la alternativa para asegurar a tantos millones sin cobertura médica y sacar a Texas del fondo de la lista de los estados con mayor número de personas sin seguro de salud.

“Los políticos deben sentarse a la mesa y ponerse de acuerdo en un mejor sistema”, atinó a decir Canseco.

Texas no está solo, de hecho hay otros 21 estados que ya han señalado que no formarán parte de esa ampliación del Medicaid y que no integrarán su propio sistema de “intercambio”. Sólo 10 ya se han comprometido a participar, seis han manifestado interés y 14 están indecisos.

TABLA_SERVICIOS_PREVENTIVOS

Algunos de los servicios preventivos

Quién califica

Para que un adulto reciba actualmente cobertura con el seguro de salud Medicaid, debe demostrar que gana al año 64% por debajo del límite federal de pobreza (aproximadamente $14,000 por familia).

Con la nueva ley, se ha ampliado hasta 133%, es decir que una familia que genera ingresos de $30,000 podrá calificar para el seguro Medicaid siempre y cuando sus miembros sean ciudadanos o residentes legales que hayan vivido en este país al menos los últimos cinco años.

Ahora, si un empleado no recibe seguro de salud directo de su empleador (no están obligadas las empresas con menos de 50 empleados a tiempo completo) aún existe la posibilidad de obtener uno si el salario combinado de una familia de cuatro miembros es de hasta $90,000. Entonces recibirá cobertura médica pero a través del “Intercambio” (Exchange), donde tendrá que adquirir una póliza privada pero recibirá subsidios federales inmediatos hasta el 2019. Después de ese lapso, será el gobierno estatal el que cubra esos subsidios. Entonces, si un estado como Texas rechaza la ampliación (o fondos federales para participar) ¿qué va a pasar? Perry ha dicho que tampoco participará de esa porción de la ley, pero como es obligatoria, sólo queda que el gobierno federal imponga su propio sistema de “intercambio” de cobertura médica en Texas.

Para Kathleen Stoll, directora ejecutiva y directora de políticas de salud con la organización Families USA, dedicada a que todos los estadounidenses obtengan acceso al sistema médico, el “Intercambio” es una buena opción, especialmente para las familias de clase media.

“Los estados que han declarado que no participarán en este sistema han recibido fuertes críticas. Y lo hacen porque han politizado el tema debido a la cercanía de las elecciones generales”, sostuvo Stoll en entrevista con SemanaNews.

“Es verdad que los gobiernos estatales deberán desembolsar cerca del 3% más, pero a mediano plazo tendremos un mejor sistema de salud preventivo y por ende una población más saludable”, acotó. Según Stoll, cuando un estado no considera la ampliación del Medicaid, está siendo fiscalmente irresponsable porque deja de percibir millones de dólares a la economía.

Educar a la población

Parte importante del éxito o fracaso de esta nueva ley depende de la información que se imparta a la población para que esté al tanto de sus posibilidades y opciones. Ese es el gran reto de muchas organizaciones que han sido creadas para ese propósito, como Know Your Care, que se encarga de orientar sobre los beneficios y la información correcta sobre la nueva ley de salud.

Según Annete Raveneau, directora de comunicaciones con esa organización, la gran mayoría de la población hispana que calificaría para la ampliación del Medicaid o que ya cuenta con un seguro de salud desconoce sus beneficios y hasta los servicios a los que tienen derecho.

Annette_Raveneau

Annette Raveneau (Decha.), directora de comunicaciones con la organización Know Your Care.

“Lamentablemente es muy cultural. Dicen ‘yo soy sano y no voy al doctor’ y solo lo hacen cuando se enferman. Y no saben de sus cuidados preventivos, no saben qué es y es nuestro deber educarlos y decirles de su importancia aunque no estén enfermos”, sostuvo.

“Es difícil hacerles entender lo grandiosa de esta nueva ley si ellos ni siquiera van a hacerse los cuidados preventivos”, observó Raveneau.

Carlos Gutiérrez, doctor en medicina familiar en la Clínica Mi Doctor de Houston, atiende a decenas de pacientes hispanos diariamente y coincide con Raveneau en que la gran tarea es instruir a la comunidad que la medicina preventiva es la mejor opción para una vida saludable.

“Seis de 10 pacientes que vienen al consultorio con alto índice de diabetes, no lo sabían. Son personas que desde hace quince años no han visto a un médico”, resaltó.

Gutiérrez cree que con la nueva ley más personas podrán ingresar al sistema de salud, que para muchos hispanos es inexistente, y así efectuarles los chequeos y análisis médicos de rigor sin tener que acudir a la sala de emergencias como último recurso. “Muchos me dicen, ‘pero doctor, si yo tuviera seguro entonces no estaría enfermo ahora’.

Carlos Gutiérrez

Carlos Gutiérrez practica medicina familiar con clínicas Mi Doctor.

Y es verdad, al tener cobertura médica disminuirá ese caudal de pacientes que no visitan a su doctor”, sentenció Gutiérrez. Para el 1 de enero de 2014 tener un seguro de salud será obligatorio bajo la Ley de Cuidado de Salud Asequible. El único desafío que enfrenta la ley es si un republicano resulta elegido presidente en noviembre e intenta revocar la ley, aunque tendría que lograr el apoyo de grandes mayorías en el Congreso.