Inicio Actualidad REPORTAJE: EL SABOR DE NUESTRA HERENCIA

REPORTAJE: EL SABOR DE NUESTRA HERENCIA

Cuando llegamos a este país tenemos que integrarnos a la sociedad, adaptarnos a las costumbres locales, aprender un idioma nuevo y convencernos de que, si así lo queremos, con esfuerzo y dedicación podemos lograr el tan ansiado sueño americano. Y sin perder nuestra herencia.

COMPARTIR
SABOR DE NUESTRA HERENCIA

Houston.- ¿Qué es ser hispano? ¿Cuál es realmente nuestra herencia? Cuando llegamos a este país tenemos que integrarnos a la sociedad, adaptarnos a las costumbres locales, aprender un idioma nuevo y convencernos de que si así lo queremos, con esfuerzo y dedicación, podemos lograr el tan ansiado “sueño americano”.

Cuando hacemos todos esos cambios en nuestra vida hay algo que muy rara vez dejamos de lado: los sabores y olores que traemos de nuestra primera patria, esos que llenaban nuestros mediodías o los domingos en familia.

Cuando los aromas del cilantro y la cebolla se mezclan, los recuerdos se agolpan en nuestra mente. El aceite caliente que recibe los ingredientes en la sartén agrega a la escena el bullicio de nuestras abuelas y madres conversando en la cocina y los colores del tomate y los ajíes nos llevan irremediablemente al pasado con los nuestros.

HUGO’S: EL ÉXITO NO ES COSA DE SUERTE

Hugo’s: El éxito no es cosa de suerte

Uno de esos conjuradores de aromas, colores y sabores es Hugo Ortega, originario de la Ciudad de México, quien no solo logró el “sueño americano” sino que trajo el orgullo de su cultura a la mesa, lo dio a conocer a través de su restaurante Hugo’s y ahora lo deja plasmado en Street Food of México, que escribió en coautoría con su hermano Rubén.

Hugo, el mayor de ocho hijos, emigró a Houston hace 28 años determinado a labrar una vida mejor, con el convencimiento heredado de su familia de que: “si se trabaja duro, los demás lo respetarán”. Comenzó lavando platos, luego atendiendo mesas y al mismo tiempo aprendiendo inglés y cómo funcionaba un restaurante. Su actitud positiva y ganas de aprender pronto lo llevaron a una posición en la cocina.

La dueña impresionada con la diligencia de este joven, lo inscribió en el programa de artes culinarias del Houston Community College, en donde sobresalió por su intensidad, creatividad y dedicación.

En 1992 obtuvo su primer trabajo como chef y diez años más tarde abrió su restaurante de auténtica comida regional mexicana.

EL SABOR DE MÉXICO

“Este libro es una recopilación de las recetas de mis antepasados y queremos que sea un tesoro para las generaciones que vienen. Yo represento a un país del que estoy muy orgulloso y soy una parte de él. Nuestro país es como un paquete de flores, de especies, pero lo más importante es el folclor, la cultura, la música, todo lo que termine en ‘te’: el tomate, el aguacate, el chocolate, todas esas son cosas que le dejamos al mundo. Y una vez que decidimos representar al país, debe de hacerse con mucho orgullo, bien hecho, debe ser algo personal, sin importar cuántos años tardemos en lograrlo”, Hugo Ortega.

Hugo’s: 1600 Westheimer

Houston, TX 77006
713-524-7744

LATIN BITES: PASIÓN Y DEDICACIÓN

Latin Bites: Pasión y dedicación

El restaurante Latin Bites especializado en cocina peruana, iluminado por grandes ventanales, tiene una pequeña barra Pisco y al frente de la cocina abierta la barra Cebiche, en donde se puede observar en acción a La familia -6 mexicanos parientes entre sí-, bajo la dirección del talentoso chef Roberto Castre.

Roberto nació en Lima, Perú. Desde que tenía 11 años de edad tomó interés por la cocina mirando a su madre preparar diferentes platos, pues ella tomaba cursos de cocina, repostería y demás. A los 13 ó 14 decidió que quería ser cocinero. Asistió a la Escuela de Alta Cocina de Los Andes, en Perú, donde aprendió las bases para perseguir su carrera como chef. Con conocimientos de la cocina tradicional peruana, que tuvo influencia china y luego japonesa, viajó a los Estados Unidos y trabajó en restaurantes de Miami, Nueva York y Texas.

En el 2009, junto con su hermana Rita y el esposo de ella, Carlos Ramos (en Perú de jóvenes los tres trabajaron en restaurantes), crearon una empresa de catering inspirada por los sabores latinoamericanos.

Al siguiente año, en 2010, hicieron realidad un sueño de más de 12 años: abrieron su restaurante Latin Bites, en un pequeño local en el centro de la ciudad. El local les quedó pequeño y, a comienzos de este año, se mudaron al área de Galería.

Roberto, de Latin Bites, ha sabido fusionar muchos de los exóticos sabores latinos desarrollando una variedad de técnicas culinarias con las que ofrece, de manera inigualable, la gastronomía peruana, su cultura y tradición.

Sus favoritos

Para Castre el ingrediente más versátil es la cebolla, porque es la base de muchísimos platos, pero en su cocina no pueden faltar seis o siete variedades de ajíes; panca, amarillo, mirasol, limo, rocoto, piquillo, sello distintivo de la cocina peruana.

Su comida puede llamarse contemporánea pero él siempre está cuidando y resaltando los sabores del pasado. Él importa de Sudamérica esos ingredientes que tienen sabor único: maracuyá, chirimoya, mango, choclo gigante, lúcuma, pero lo que siempre está evolucionando en su cocina es la sofisticada presentación de los platos.

Latin Bites:

5709 Woodway Dr.

77057. 713-229-8369

latinbitescafe.com

 

MAMACITA’S: ESFUERZO Y VISIÓN DE CRECIMIENTO

Mamacita’s: Esfuerzo y visión de crecimiento

En 1976, Joe y Alma González se convirtieron en propietarios del restaurante El Jardín cuando a la familia se les ofreció en venta. En los 36 años siguientes han abierto cinco restaurantes en toda la ciudad. Alma viene de familia restaurantera. Recién casada trabajaba en el restaurante Las Cazuelas, en la calle Fulton, donde aprendió algo más de lo que ya sabía.

El comienzo fue muy difícil: no tenían suficiente dinero pero con la ayuda de la familia, principalmente el padre de Joe y la madre de Alma, empezaron a salir adelante. Alma, que siempre ha estado involucrada en el campo de la comida, comenzó con las recetas de su mamá y con el paso del tiempo las han ido mejorando, pues han trabajado con chefs de los Ángeles y Las Vegas. Si un plato deja de venderse, se mejora o se elimina y se reemplaza por uno mejor.

Calidad, ingredientes frescos y consistencia en el sabor están complementados en el extenso menú que realza la comida mexicana acompañada con una gran variedad de margaritas y los viernes y sábados música en el patio con DJ y el top 40 MIX en vivo en el 290 & Hwy. 6.

El secreto de su éxito

“La clave para mantenerse en el negocio de la comida es tener productos frescos, de buena calidad y cocinar el mismo día, nada por anticipado. Tratar bien a sus empleados es muy importante. “Nosotros los respetamos y los llamamos por su nombre, porque cuando uno los trata bien, ellos están contentos y nosotros obtenemos buenos resultados”, señaló Joe.

El resto es puro esfuerzo, dedicación y visión con crecimiento moderado.

Los dos esposos, junto con dos de sus cuatro hijos -Joe III, jefe operaciones y Gina, administradora- y otros parientes, trabajan juntos haciendo de sus restaurantes un verdadero negocio familiar. Siempre fue su sueño tener un negocio propio pero jamás se imaginaron que llegarían hasta donde están hoy.

Nueva apuesta

Alma y Joel acaban de estrenar su cuarto Mamacita’s restaurante y Cantina, en el 19831 NW Freeway, que se une a los que ya existían en la Nasa Pkwy, en la calle Spencer de Pasadena, que cuenta con salón de recepciones y baile para 450 personas y en la 45 North Freeway. También continúan atendiendo en El jardín, en la calle Harrisburg, en el corazón de Magnolia.

Mamacita’s:

19831 NW Freeway

Jersey Village, TX 77065

281-469-3663

http://mamacitasmexicanrestaurant.com/