Inicio Actualidad LA DEFENSA DE RICK PERRY SALDRÁ DEL BOLSILLO DE LOS CONTRIBUYENTES

LA DEFENSA DE RICK PERRY SALDRÁ DEL BOLSILLO DE LOS CONTRIBUYENTES

Esta semana, luego de la comparecencia judicial, Perry quiso mostrar una imagen despreocupada y colgó una fotografía en su cuenta de Twitter en una famosa heladería

COMPARTIR
RICK_PERRY_MUG_SHOT

Sin duda la noticia del estado de esta semana fue la comparecencia ante un tribunal del condado de Travis del gobernador Rick Perry para que le abrieran una ficha policial luego de ser acusado por un jurado investigador de abuso de poder y coacciones a un funcionario público, dos cargos que conllevan elevadas penas de cárcel.

El caso se remonta al 2013, cuando Perry amenazó a la entonces fiscal del distrito del Condado de Travis, la demócrata Rosemary Lehmberg, con vetar una partida de 7,5 millones de dólares para su oficina si no renunciaba, tras ser sorprendida ebria al volante.

Esta semana, luego de la comparecencia judicial, Perry quiso mostrar una imagen despreocupada y colgó una fotografía en su cuenta de Twitter en una famosa heladería acompañado de sus guardaespaldas y con el mensaje: “Y luego, un cucurucho de helado”. La imagen rápidamente inundó las redes sociales y fue aplaudida por sus seguidores y criticada por sus oponentes.

Esto fue lo que se vio y lo que el gobernador, con firmes intenciones de colarse en la contienda electoral del 2016, quiso que todo el mundo supiera. Pero lo que se tiene bien guardado Perry es el hecho de que los contribuyentes tendremos que pagar los costos asociados a su defensa, un hecho sin precedentes en nuestro estado.

Actuando bajo la ley de información pública, el periódico local San Antonio Express-News pudo conocer los honorarios que ha cobrado el destacado abogado David Botsford, contratado por la oficina de Perry, quien ha recibido hasta ahora una cifra cercana a $40,000 dólares, nada despreciable y todo con cargo al bolsillo de los texanos.

Lo más doloroso es que la cuenta seguirá subiendo, ya que a la luz de los expertos el caso va a llevarse un largo tiempo y una férrea defensa que podría elevar los costos a millones de dólares.

La pregunta inevitable en este punto es ¿puede el gobernador hacer uso de los dineros públicos en su propia defensa?

De acuerdo con la ley de Texas, el encargado de dar respuesta a esto es el abogado del estado, Greg Abbott, quien desde hace unos meses se ha hecho el de la vista gorda para responder una carta que le envió el representante Joe Deshotel (D-Beaumnot) en la que precisamente le preguntaba si él como la autoridad competente le había permitido al gobernador usar los dineros del estado para su propia defensa.

Abbott no responde, Perry sigue exhibiendo su buen humor y los contribuyentes seguimos pagando.

editorial@semananews.com