Inicio Actualidad ESTALLIDO EN SEDE DE PETROLERA PEMEX DEJA 32 MUERTOS Y 121 HERIDOS

ESTALLIDO EN SEDE DE PETROLERA PEMEX DEJA 32 MUERTOS Y 121 HERIDOS

Una explosión registrada en la tarde del 31 de enero en la sede central de la empresa de Petróleos Mexicanos lleva como saldo 32 muertos y 121 heridos.

COMPARTIR
PEMEX

Ciudad de México.- La explosión eleva el número de muertos a 32 y 121 heridos.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, pidió “no caer en especulaciones” sobre las causas de la explosión registrada este jueves en la sede de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

Peña Nieto hizo estas declaraciones a los periodistas en el lugar donde se produjo la emergencia, en el complejo que alberga las oficinas centrales de Pemex, ubicadas en Ciudad de México y donde trabajan a diario miles de personas.

“Vamos a esperar los peritajes correspondientes para no caer en especulaciones sobre eventuales razones y estaremos muy atentos a saber cuál fue eventualmente la causa de este percance”, apuntó.

El mandatario añadió que las investigaciones se están haciendo en forma coordinada por varias instancias del Gobierno federal y capitalino “a efecto, reiteró, de evitar cualquier especulación sobre las posibles causas”. También dijo que todavía no tenía elementos suficientes para plantear una posible causa de la explosión

Las autoridades mexicanas no han facilitado información sobre las causas del siniestro, pero los medios locales de comunicación apuntan hacia un posible calentamiento del sistema eléctrico que alimenta el complejo de Pemex.

La sede de Petróleos Mexicanos (Pemex), integrada por una alta torre y varios edificios anexos, se encuentra en el barrio de Anzures, en el poniente de la capital mexicana, que en las últimas horas ha vivido un intenso trasiego de ambulancias y unidades policiales y militares.

Los números

La cifra de víctimas fueron proporcionadas en el lugar de los hechos por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien inicialmente informó de 14 muertos y 80 heridos. A medianoche, el alto funcionario dio una nueva rueda de prensa en la que confirmó que hasta el momento 25 personas -17 de estas eran mujeres- perdieron la vida, mientras que otras 101 resultaron heridas. Pueden ser más” las víctimas mortales, agregó el Secretario, cuyo ministerio se encargó de concentrar toda la información que se daba a los medios de comunicación.

Confusión

La explosión se registró minutos antes de las 4 p.m. (hora local) en el sótano del edificio donde se encuentra la sede de Pemex Refinación, aledaña a la Torre Pemex, donde tienen sus oficinas los directivos de la principal empresa de este país. El siniestro afectó a la planta baja y al primer piso.

Desde las afueras de la sede se podían ver numerosas ventanas con los vidrios rotos y destrozos en la estructura del edificio.

“Estaba en la planta baja cuando sentí la explosión. Cuando vi lo que estaba ocurriendo traté de correr, pero la explosión me aventó, me hirió y me fracturó un dedo”, dijo Jesús Eduardo, un empleado de mantenimiento, de 23 años. “Vi primero cómo a un compañero se le separaron hasta las piernas y junto a él vi mucha gente como muerta”, agregó.

Otro empleado, que sólo se identificó con el primer nombre, Alfonso, declaró que en el momento de la explosión vio “polvo y humo gris que se expandió por todo el lugar”.

Hay más personas en el edificio

Las fuentes oficiales no han confirmado el número de personas que quedaron atrapadas dentro del edificio y que horas después del percance estaban siendo rescatadas por las unidades de Protección Civil.

Poco después de la explosión la zona fue acordonada por el Ejército y la Policía. El siniestro registrado en la sede central de Pemex se produjo cuando terminaban su turno muchos empleados y otros estaban comiendo. Todos los edificios tuvieron que ser desalojados, en medio de escenas de pánico, la salida de los heridos y la aglomeración de ambulancias y vehículos policiales.

Decenas de familiares de trabajadores de Pemex llegaron a las instalaciones en busca de información.

Angélica María Salazar dijo que está muy preocupada porque su esposo, Sergio Alberto Rocha, trabajaba en la zona donde ocurrió el desastre y aún no han recibido noticias suyas.

Los heridos han sido trasladados a centros médicos de las cercanías, donde también se encuentran muchos familiares intentando conocer la suerte de sus parientes. “Lo único que puedo decir es que volvimos a nacer”, dijo uno de los trabajadores de intendencia que estaba en el edificio donde ocurrió la emergencia./EFE