Inicio Actualidad EN BÚSQUEDA DE UNA LEGALIZACIÓN

EN BÚSQUEDA DE UNA LEGALIZACIÓN

Entre reingresos ilegales, manifestaciones, huelgas de hambre y presión de los congresistas para quitarle el poder a Obama, sigue la lucha para sacar de las sombras a 11 millones de indocumentados.

COMPARTIR
EDITORIAL_1099

El caso de la posible legalización de millones de indocumentados está cada vez más revuelto y las presiones vuelven a sentirse fuerte del lado de quienes simpatizan con el tema y los que no, mientras el Presidente Barack Obama está en medio de los dos fuegos.

Es que como dicen los activistas pro derechos de los inmigrantes, a Obama se le acaba el tiempo y está claro que no sacará adelante una reforma migratoria con la aprobación del Congreso.

Él mismo lo sabe y por eso inició hace unos días la revisión sobre el proceso de deportaciones, pero la comunidad inmigrante está desesperada.

“De las palabras a las acciones hay mucha diferencia”, dijo Eliseo Medina, quien encabeza un movimiento de huelga de hambre por las familias inmigrantes recorriendo el país en varios autobuses para reunirse en Washington el 9 de abril.

Pero la lucha de poder es fuerte, mientras los republicanos en el Congreso votaron a favor de quitarle al presidente la autoridad de firmar órdenes ejecutivas, como la que emitió hace dos años para los Dreamers, hay quienes presionan para que extienda ese mismo recurso a los 11 millones de indocumentados restantes.

Algo que según el abogado experto en inmigración Raed González es bastante posible.

En medio de toda esa tormenta, esa pudiera ser por el momento una solución para aliviar esa crisis. ¡El presidente tiene que hacer algo ya! pues por otro lado se está fortaleciendo el movimiento de indocumentados que fueron deportados e intentan reingresar al país para reunirse con sus familias, desafiando a las autoridades y sabiendo que serán detenidos por violar las leyes de inmigración.

Entre ellos se encuentra la activista Elvira Arellano, cuyo caso fue emblemático para la comunidad inmigrante en el 2007 cuando fue expulsada luego de haber permanecido refugiada en una iglesia de Chicago utilizada por un año como su santuario para evitar la orden de deportación.

Con Arellano cruzaron y fueron detenidas unas 30 mujeres más que buscan quedarse de alguna manera en Estados Unidos, igual que lo han hecho recientemente decenas de jóvenes indocumentados con sus padres.

A esto súmele las cifras dadas a conocer por el Centro de investigaciones PEW de que las sentencias en cortes federales por reingreso ilegal al país aumentaron de 690 casos en 1992 a 19,463 en 2012.

Así es que entre reingresos ilegales, manifestaciones, huelgas de hambre y presión de los congresistas para quitarle el poder a Obama, no le queda otra al presidente más que actuar y una Acción Diferida para adultos podría ser un buen comienzo.