Inicio Deportes CLAUDIO SUÁREZ Y ALBERTO GARCÍA ASPE RECUERDAN SUS ÉPOCAS CON LA SELECCIÓN...

CLAUDIO SUÁREZ Y ALBERTO GARCÍA ASPE RECUERDAN SUS ÉPOCAS CON LA SELECCIÓN NACIONAL DE MÉXICO

Claudio Suárez (número 2) es el jugador con más partidos jugados en la selección de México, con 177, y el único capitán del Tri que ha levantado una Copa Confederaciones.

COMPARTIR
TRI

Houston.- Llevar puesta la piel de una selección nacional y representar a millones de personas en una cancha de fútbol es una experiencia única e inigualable, tal como lo relatan dos ex jugadores de la selección nacional de México.

“Siempre fue emocionante representar a México. Uno sueña con jugar un Mundial y me tocó participar en el de 1994 en Estados Unidos, en Washington ante Noruega. Yo empecé a llorar cuando llegué a la cancha, no me contuve y creo que varios compañeros también lloraron al ver cumplido su sueño”, explicó emocionado el exdefensa Claudio Suárez, quien formó parte de la escuadra nacional de México desde 1992 hasta el 2006.

Suárez indicó que el recuerdo más importante para él fue el triunfo en la Copa Federaciones 1999, cuando los mexicanos se enfrentaron a los brasileros en territorio local. El apoyo de la afición los motivó a lograr un marcador final de 4-3 , que fue celebrado no solo por los jugadores si no en general por todo México.

CLAUDIO SUÁREZ SÁNCHEZ

Suárez, también conocido como el Emperador, explicó que después de un tiempo se acostumbró a sentir esa emoción de presentar a su país y que aprendió a controlar sus emociones poco a poco.

“Es una emoción que queda grabada para toda la vida. Como decía un entrenador, queda marcado para bien o para mal. Afortunadamente cuando representé a México creo que fueron más las cosas positivas que las negativas”, dijo Suárez, quién hizo parte de los Pumas de la UNAM, las Chivas de Guadalajara, los Tigres de la UANL y las Chivas USA de la Liga MLS de EE.UU.

Menos dinero

Aunque el balompié mexicano está pasando por un buen momento económico y futbolístico, tanto a nivel de clubes como de la selección nacional, las cosas no siempre fueron así.

“Me tocó vivir duro desde mi inicio. En Pumas ya jugaba en primera división y sin embargo tenía que tomar 3 o 4 transportes de mi casa en Texcoco hasta la sede de Pumas, me gastaba como tres horas, era chistoso, porque iba con todos los aficionados en las peceras”, recordó Suárez, quién ahora es comentarista para FOX Deportes en sus redes sociales.

Una de las anécdotas que más recuerda el jugador de esos años de austeridad económica sucedió en 1992, cuando en un viaje al exterior los dejaron “tirados” en Europa y tuvieron que devolverse por sus propios medios.

Suárez cree que las cosas han mejorado, ya que ahora hay más organización, el juego es más competitivo y las escuadras son más sólidas, aunque los resultados no han sido los mejores, en especial a nivel internacional, aunque expresó que se debe tener cuidado con la incorporación de extranjeros a la selección, ya que esto puede tener un efecto adverso.

Orgullo

Otro gran jugador de la selección mexicana fue el Beto, Alberto García Aspe, quien formó parte de la selección nacional de su país de 1988 hasta el 2002.

“Para mí el escuchar el himno era algo sensacional, una motivación impresionante, se me ponía la piel chinita por todo, porque sabía que el estadio estaba lleno, porque veía a la gente, por el ambiente. Todo eso era una motivación extraordinaria”, expresó el exmediocampista de la selección mexicana.

García Aspe formó parte de cinco clubes, cuatro de ellos de la Liga MX. El equipo con el que debutó fue Pumas UNAM y su retiro fue con la escuadra de Puebla FC.

El Beto asegura que todas las etapas de su carrera futbolística fueron diferentes y que de cada una guarda recuerdos hermosos, en especial cuando hizo parte de la selección nacional.

“Yo salía a la cancha y me motivaba muchísimo, obviamente el orgullo más grande fue representar a mi país en varias competencias importantes. Era algo maravilloso escuchar el himno nacional en el estadio y ni se diga cuando en los mundiales la gente se puso a cantar el Cielito lindo”, relató García Aspe, quien vistió los colores del combinado azteca en los mundiales de 1994,1998 y 2002.

Sin comparaciones

A pesar de que se retiró hace más de 10 años y de que el balompié ha cambiado bastante, al jugador no le gusta contrastar el ayer y el hoy.

“Mira, a mí no me gusta comparar mucho, yo creo que las comparaciones son odiosas”, dijo enfático García Aspe, quién también es analista para FOX Deportes.

Sin embargo, a pesar de su posición, él tiene muy claros los hechos que iniciaron el cambio en el fútbol mexicano.

“Yo creo que en nuestra época tuvimos un parte aguas por los cachirules, cuando la selección no pudo ir al Mundial de 1990”, indicó, haciendo referencia al sonado escándalo que se suscitó en 1988 cuando se comprobó que la selección juvenil de México alineó para las eliminatorias de la Copa Mundial Juvenil a por lo menos cuatro jugadores que sobrepasaban la edad reglamentaria, un hecho que le valió al fútbol mexicano una suspensión de cinco años por parte de la FIFA.

ALBERTO GARCÍA ASPE

De acuerdo con García Aspe, cuando se volvió a jugar en la Copa América en Ecuador en 1993 y en el Mundial del 1994 en Estados Unidos el crecimiento en lo futbolístico fue evidente y esa tendencia ha seguido hasta la actualidad.

García Aspe, quien hizo parte del equipo que se coronó campeón de la Copa Confederaciones en 1999, expresó que en su momento la selección de México arrancó de ceros en muchas situaciones emocionales y de preparación, dando a entender que fueron los de su época quienes pavimentaron el camino para los jugadores actuales.

En cuanto a la selección nacional actual, el exmediocampista ve a muchos jugadores con futuro y cree que Miguel el Piojo Herrera, el seleccionador nacional, tendrá que encontrar suplentes para aquellos jugadores claves que se irán retirando.

Estos dos grandes jugadores nos muestran que el fútbol ha evolucionado, de acuerdo con algunos para bien, mientras que para otros “la vieja guardia” y “los tiempos dorados” no se volverán a repetir.

Lo que sí es evidente es que estos representantes de la selección de mexicana estuvieron más que orgullosos de portar la piel de su país, un privilegio que pocos pueden cumplir.

Síganos en Facebook.com/semanahouston

En Twitter @semanahouston

Y en Instagram @semanewshouston